Renuncia de Mockus demuestra que los verdes no han madurado

Aurelijus Rutenis Antanas Mockus Šivickas, líder espiritual de la Alianza Verde, se fue, pero deja a su partido a punto de estallar en mil pedazos.

El gran gurú ya no estará más. Aurelijus Rutenis Antanas Mockus Šivickas se fue del corrupto partido Alianza Verde (AV)… y quizás de la política, de la que cada día se ha marginado más, por razones de salud.

Al irse, deja al partido atomizado. En el mejor de los casos, abandona a los verdes y los deja convertidos en una multitud de mil colores, olores y sabores. Esto demuestra que la Alianza Verde no ha dejado de ser verde. Y, al parecer, como va, nunca madurará.

La causa del retiro de Mockus es, sin duda, la corrupción, que afecta a los verdes y, en general, a todos los partidos políticos colombianos.

Sin embargo, en el fondo persiste otra razón, de la que poco hablan los verdes: la división del partido entre quienes apoyan y quienes rechazan al presidente Gustavo Petro.

El caso del presidente del Congreso, Iván Leónidas Name Vásquez, y de la Consejera Presidencial para las Regiones, Sandra Liliana Ortiz Nova, acusados extraoficialmente de recibir un soborno de 3,000 millones de pesos, debió poner al borde del colapso a Mockus, considerado el guardián de la moral, en un país donde eso solo parece existir en el diccionario.

(Que junto con Mockus haya renunciado al partido la exalcaldesa de Bogotá Claudia Nayibe López Hernández es una simple coincidencia en el tiempo, no en lo relativo a la ética y la moral).

La constante lucha entre petristas y antipetristas tenían a los verdes entre una muy filosa espada y un durísimo muro, y la ida de Mockus definió las cosas: la ruptura.

Los primeros están liderados por el exguerrillero Carlos Ramón González Merchán, exdirector del Departamento Administrativo de la Presidencia y actual director de la Inteligencia, y el senador Inti Raúl Asprilla Reyes.

Los otros, asignados a la derecha, por sus rivales, siguen a la exalcaldesa López, incluida, obvio, su esposa Angélica Lisbeth Lozano Correa, para quien, el verde es un partido secuestrado en el que “nos impiden declararnos en independencia, a cambio de puestos como el de Sandra Ortiz”.

La división de AV no es nueva. De hecho, viene desde antes de la elección de Iván Duque Márquez, cuando la exalcaldesa aceptó ser la fórmula presidencial del derechista exalcalde de Medellín Sergio Fajardo Valderrama.

Una importante cantidad de verdes respaldó a Petro, que perdió ante Duque.

Desde entonces, AV, conglomerado de militantes de diverso origen, ha sido un partido pegado con babas. Y, en los últimos tiempos, el propio Petro se encargó de echar sal en las heridas.

En el Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior (Icetex) puso al excongresista verde Mauricio Andrés Toro Orjuela, y en la superintendencia de Salud, al exconcejal Luis Carlos Leal Angarita.

Luego, vino un golpe más duro para los antipetristas: la candidata ortodoxa Lozano a la presidencia del Senado, fue demeritada, con ayuda del Ejecutivo, por Asprilla. En el interregno de esa lucha, una coalición de partidos eligió a Name, un verdadero paracaidista político y fundador de la AV.

Name fue fundamental para que, en el Senado, una reforma como la pensional, recorriera un camino farragoso y agotador.

Y en la Cámara, las diferencias entre las representantes Martha Lisbeth Alfonso Jurado, afín a Petro, por una parte, y Luvi Katherine Miranda Peña y Catherine Juvinao Clavijo, ortodoxas, por otra, le dieron a AV un tinte muy descolorido.

Ahora, con la renuncia de Mockus, la división es un hecho incontrovertible, con afiliados elegidos popularmente, que no pueden retirarse, porque la ley lo impide.

Es por eso que, en el sector izquierdista de la AV, hacen esfuerzos para que el Congreso apruebe una ley que permita el transfuguismo, como llaman a la actitud de quienes cambian de partido.

La AV no tiene a Mockus, pero tampoco, a la exalcaldesa López. Otros asumirán el liderazgo de esta corriente.

En cambio, Carlos Ramón González Merchán, líder oficial del partido, mantiene la integridad de la otra tendencia, cercana al presidente Petro.

Por ahora, para próximos días, fue convocada una reunión de los líderes verdes, para aceptar las renuncias, confirmar expulsiones (si las hay), y decidir qué pasará con la colectividad. Si es que se ponen de acuerdo...

Siguenos

Lo más leido

Denuncie

Describa y formule su denuncia en este formulario

Animal Político

Bogotá - Colombia
Teléfonos (+57) 316 2663088 - (+57) 3017683667
denuncie@animalpolitico.co

Información

Contacto