Todo presidente puede reformar la Constitución del 91, menos Petro

Los seis presidentes pasados han reformado 55 veces la Constitución, pero Gustavo Petro no puede ni pensar en ello.

Por Dr. Polito

Así es Colombia. Acá, cualquier presidente puede reformar la Constitución, aunque sea mediante actos corruptos para hacerse reelegir.

Y no una, sino hasta 19 veces, como lo hizo Juan Manuel Santos. Álvaro Uribe Vélez, el mayor opositor, la reformó en 15 oportunidades.

Cualquiera, menos el presidente Gustavo Petro Urrego. A él no se le puede permitir ni siquiera pensar en una posibilidad así.

Y quienes se oponen con mayor radicalidad a que Petro reforme la Constitución de 1991 son, precisamente, quienes le han hecho cambios, incluso mediante sobornos a congresistas.

La reformó incluso Cesar Gaviria Trujillo (tres veces), bajo cuyo gobierno sesionó la Asamblea Nacional Constituyente, que la elaboró, y que él sancionó.

Hoy, todos los expresidentes son los mayores opositores a las reformas, con argumentos tan triviales como el de que la actual Carta fundamental es perfecta.

Pero, la realidad es que, desde cuando Petro fue elegido presidente, la oposición, en especial la ultraderechista y fascista que encabezan Uribe, Andrés Pastrana Arango e Iván Duque Márquez, solo porque el actual es un gobierno popular, democrático y progresista.

Estos expresidentes consideran incluso el espíritu francés que dio origen a la Declaración de los Derechos Humanos, y que en 1793 consideró que “un pueblo tiene siempre el derecho a revisar, reformar y cambiar su Constitución. Una generación no tiene derecho a someter a sus leyes a las generaciones futuras”.

Las reformas anteriores se sostuvieronn sobre diversos argumentos, pero, en el caso de Uribe, insistió en cambiar solo “un articulito’, que le permitió al Congreso, comprado y sobornado, reelegirlo presidente, pese a la prohibición constitucional expresa.

Presidentes incapaces, inútiles e ignorantes absolutos, como los ultraderechistas, el conservador Pastrana y el uribista Duque, aprobaron cada uno siete reformas, de las que, quizás, ni siquiera se dieron cuenta. Muy probablemente, la estulticia les ganó la partida.

La Constitución de 1886 rigió 104 años y fue objeto de 74 reformas.

El Plebiscito de 1957 cerró la posibilidad de que el pueblo participara directamente en las reformas, pues estableció que cualquier cambio solo podía tramitarse por la vía del Congreso. Sin embargo, el proceso de la séptima papeleta, promovido por políticos que hoy se oponen a las reformas, rompió ese obsta1culo. .

Los constituyentes no optaron por una Constitución inmodificable. En la Asamblea de 1991 se propuso que la Constitución no fuera objeto de cambios en los 8 años siguientes, pero la opción fue negada.

Sin embargo, tampoco se establecieron cláusulas pétreas o inmodificables.

Solo ahora, los expresidentes y sus áulicos, se aferran a la idea de que la Carta no se puede tocar, sino es por uno de ellos o de sus partidos.

Siguenos

Lo más leido

Animal Político

Bogotá - Colombia
Teléfonos (+57) 316 2663088 - (+57) 3017683667
denuncie@animalpolitico.co

Información

Contacto